dissabte, 16 de maig de 2009

BACO EL DIOS DEL VINO.

Baco el dios del vino en esta figura aparece con una copa de vino en la mano y además hay como una especie de niño envuelto en racimos de uva. Era hijo de Júpiter y Semelé; nació en la isla de Naxos y Mercurio le llevó a la mansión de las ninfas de Nisa, que cuidaron de alimentarle. Sileno le enseñó a plantar la viña y las Musas le instruyeron en el canto y la danza. Cuando los Gigantes escalaron el cielo, Baco, tomando la forma de un león, luchó contra ellos.
Baco se casó con una de las hijas del sabio Minos, rey de Creta, llamada Ariadna, que había sido abandonada por Teseo en la isla de Naxos. Baco castigó sin reparos a todos aquellos que se negaron a reconocerle por dios. Las Mineidas y Licurgo experimentaron los efectos de su ira. Las Mineidas eran tres: Iris, Climena y Alcitoé. Por aquel entonces debía tener lugar la festividad de Baco, en la cual todos los habitantes de Orcomenes tomaban parte. Solamente las Mineidas no quisieron abandonar sus lanzaderas y robaron a Baco las horas que le estaban dedicadas. Baco las convirtió en murciélagos. A Licurgo, rey de los edones de Tracia, lo mandó llevar a un bosque y lo abandonó a las alimañas por haber mandado cortar las cepas de su reino. Las fiestas en honor de Baco eran llamadas Bacanales. Baco es representado bajo la figura e un joven coronado de hiedra o pámpanos, llevando en
la mano,o bien un racimo de uvas o una copa. Los griegos le inmolaban la urraca, porque el vino produce indiscreción y la hiedra era su planta favorita. Entre los nombres aplicados a Baco por los griegos y por los romanos, merecen ser conocidos los seis principales: Dioniso o Dionisio; Liber, o sea libre, porque el vino, alegrando el espíritu del hombre, le libra de preocupaciones; Evius, palabra sacada de la exclamación ¡Evohé! que empleara Júpiter para animar a su hijo mientras luchaba contra los Gigantes; lacchus que proviene de un verbo griego que significa gritar, vociferar, por el que se quería indicar el clamor de los borrachos y los ensordecedores estrépitos que resonaban en las tabernas; Thyoneus, del nombre Thyoné que llevo Semelé, madre de Baco, después que Júpiter la retornó a la vida y fue admitida en la mansión de los inmortales; finalmente Leneus, es decir, dios de los lagares, por ser de ellos el inventor.
Bueno pues esta es un poco la historia de Baco, el dios del vino, espero que te haya gustado.

2 comentaris:

santi ha dit...

¿Qué te imaginas que le esta diciendo Dionisio a esa parra con cabeza de niño que asciende junto a las largas piernas y la arqueada cadera del joven dios?

neptunita ha dit...

pienso que le dice que le de mas y mas vino ya que puede que le gustase mucho y fuese ambicioso respecto al tema del vino.