divendres, 8 de maig de 2009

EL MITO DE NARCISO

EL MITO DE NARCISO

-Yo: Buenas tardes, hoy nos acompaña el famoso nieto de “Narciso” joven conocido por su gran belleza, que ha venido para contarnos su historia.
-Nieto de Narciso: Buenas tardes, verán, todo empezó cuando orgulloso de su propia belleza, mi abuelo ignoraba a las ninfas enamoradas obviamente de el y también a la diosa Eco “ninfa de los bosques” amada a su vez por el dios Pan. Debido al sufrimiento de Eco por su amor no correspondido se fue marchitando, hasta que los dioses se apiadaron de ella y de su lamentable destino y la convirtieron en roca para que no sufriera más. Pero al convertirla en roca su alma no fue petrificada con su físico y aún se sigue lastimando en los bosques en donde se retiró.

Debido a esto, Cupido “dios del amor” castigó duramente a mi abuelo engañándole de la siguiente manera: un día se inclinó sobre una fuente y se enamoró de su propia imagen reflejada en el agua. El cría que esa imagen se burlaba de si mismo, ya que cuando el reía, la imagen reía; cuando el suspiraba la imagen también suspiraba, cuando el lloraba la imagen se desvanecía, era algo terriblemente frustrante. A partir de su enamoramiento no quiso marcharse nunca más del lado de esa imagen y su pasión por ella aumentaba cuando mas la miraba, estaba enloqueciendo.
Con el paso del tiempo mi abuelo murió victima de su amor y en ese lugar creció una pálida flor de delicado aroma, inclinada hacia las aguas.