dijous, 7 de gener de 2010

El hombre de Esparta

Resumen de la trama:

Iónides cuenta la historia de su padre, Isómaco. Empieza cuando éste compra un nuevo esclavo, Neleo, para ejercer como tutor de por entonces un joven Iónides. Éste es un ilota de Esparta, por lo que participó obligado como remero en la batalla de Corcira, sobre la que Isómaco y sus amigos tenían mucho interés en recibir noticias. Por tanto, el esclavo recibe un trato favorecedor al principio a cambio de la información, muy valiosa e importante para la situación política entre Atenas y Esparta. A todo esto, Harmodio, otro esclavo, dice que los dioses le han comunicado que Neleo trae una gran maldición.

En la Asamblea, Alcinoo, además de acometer contra la democracia enalteciendo la oligarquía y buscar un enfrentamiento contra Esparta, acusa al protagonista de tratar como personas a sus esclavos. Éste, además de defender su postura política, lo absurdo de la guerra y a sí mismo, ataca a su enemigo con una información que guardaba desde hacía tiempo: Alcinoo trabajaba en secreto para los espartanos para conseguir instaurar la oligarquía en la ciudad. Lo habían descubierto porque, tras las sospechas que tenían él y sus amigos, vigilaron todos los caminos que llevaban a Atenas y encontraron un envío de armas espartanas para éste.

Más tarde, Neleo, quien era feliz y vivía mucho mejor que antes, e incluso se había enamorado de una esclava de una villa cercana, es asesinado. En la familia hay una gran tensión y todos viven preocupados. Piensan que el asesino puede ser Alcinoo o alguien enviado por él, puesto que tras la acusación de Isómaco iba a ser ejecutado, pero huyó y estaba en paradero desconocido.

Un tiempo más tarde, alguien entra al establo y el caballo preferido del protagonista es matado. Entonces éste se reúne con todos sus amigos y, ante la imposibilidad de hacer nada mejor, deciden ir al oráculo de Delfos a ver si les puede aportar información.

Iónides, Isómaco y uno de sus amigos, Alceo, emprenden la marcha y durante el camino, ya en territorio espartano, pasan por Platea, una ciudad aliada de Atenas. En ella se hospedan en la posada de un viejo conocido, Demeas, quien avisa a los atenienses de la peligrosa situación de su ciudad y les ruega que cuando vuelvan a su tierra, pidan al ejército que envíe tropas en su auxilio.

En el oráculo realizan dos preguntas, que reciben intrigantes respuestas: en primer lugar, dónde se encuentra el asesino de Neleo, cuya respuesta es que su destino y el de Isómaco se cruzarán bajo el plenilunio; y en segundo, quién mató a Neleo, a lo que responde que su verdadero dueño le mató.

Regresan consternados, sin hallar una gran utilidad ni sentido a lo dicho por la pitonisa del dios Apolo. Vuelven a pasar una noche en la posada de Demeas, donde sucede algo inesperado. Durante la cena, el dueño de la posada ve a unos viajeros con una pinta sospechosa y acento tebano, con lo que decide que todos deben hacer lo posible por ganarse su confianza y así descubrir qué hacen en ese lugar. Eso hacen, y éstos resultan estar bajo las órdenes de Alcinoo, y esa misma noche el ejército tebano va a conquistar la ciudad. Isómaco mata a uno de ellos, y amordazan a los otros dos. En ese momento ya ha entrado el ejército invasor, que convoca a todos los ciudadanos en la ágora. Los dirigentes de Platea deciden aparentar que aceptan sus demandas, pero lo que realmente hacen es instar a los ciudadanos a que luchen contra los invasores.

Iónides consigue encontrar a su padre, quien había ido en busca de Alcinoo y le cuenta la conclusión a la que ha llegado esa noche, durante su conversación con los tebanos. Neleo era el hijo que Alcinoo tuvo que abandonar en su juventud por ser de una esclava, con lo que éste mató sin saberlo a su propio hijo.

Durante la batalla, Iónides y Alcinoo por fin se encuentran y se enfrentan a vida o muerte bajo la mirada de Iónides. Iónides le revela a su enemigo la impactante noticia, que al principio le deja apesadumbrado, pero más tarde le da fuerzas para matar al protagonista de la historia. Entonces Iónides llega a llorar a su padre y le cuenta cómo lo ha descubierto todo a Alcinoo, quien no puede más y se suicida.

Tras esto y debido a que en la Hélade sólo hay guerra, ya que la guerra entre Esparta y Atenas enfrentó a todos los pueblos y duró 27 años, y enfermedad, puesto que también se dio una epidemia de peste, Iónides, su madre y su hermana se marchan a Iberia, donde se instalan en Hemeroskopeion.

Análisis de los personajes principales:

- Isómaco: es el protagonista, sobre quien trata toda la historia, un ateniense respetado en su ciudad por defender la democracia y que persiguió la areté durante toda su vida. Fue siempre un hombre abierto e inteligente que amaba la libertad y buscaba la verdad, pero durante sus últimos días, debido a la amenaza que había sobre su familia, se dejó llevar por el odio, se volvió muy introvertido y sólo deseaba la venganza para librar a su familia de todo peligro.

- Iónides: es el hijo de Isómaco y narrador de la historia. El libro se estructura como si éste, en su vejez, quisiera dejar testimonio de la historia que vivió durante su juventud. Cuenta todos los hechos tal y como los vivió en primera persona, y aunque el libro gira a su alrededor no posee gran importancia, salvo quizá al final cuando hace un importante descubrimiento.

- Alcinoo: es el antagonista, enemigo desde siempre de Isómaco. Nació en Esparta pero reside en Atenas; durante la narración se descubre que esto fue debido a que tuvo un hijo con una de las esclavas de su familia, y al no querer matarlo, su padre le desterró. Era un defensor de la oligarquía que buscaba el poder por todos los medios y por eso traicionó a su ciudad apoyando a los enemigos de ésta. Al descubrir que por un capricho del destino ha matado a su hijo, se quita la vida, tras matar a Isómaco.

Contexto histórico:

Ésta es una de las partes más acertadas de la novela, y es que el autor aprovecha la trama para intercalar descripciones sobre los paisajes y lugares de la Hélade, además de la manera de ser de los hombres del momento (como por ejemplo lo integrados que se sentían dentro de sus propias ciudades, que las consideraban casi como su familia), las costumbres y fiestas (como la visita al Oráculo, la manera de vivir, la fiesta al dios Dionisio) y varios mitos. Con todo esto se ofrece una gran visión de la época y es una gran fuente para entender la cultura clásica.

Valoración personal:

Es un libro que me ha parecido interesante, sobre todo por la manera de describir el contexto histórico como ya he dicho, pues lo hace de una manera que no llega a ser excesivamente pesada. Respecto a la trama, al principio me pareció un tanto aburrida, pero empieza a mejorar tras el asesinato del esclavo, y lo sigue haciendo conforme avanza llegando según mi parecer al mejor punto, que es el desenlace en la ciudad de Platea. En definitiva, es una buena novela histórica, aunque no de las mejores que he leído, sí bastante entretenida y didáctica.



1 comentari:

santi ha dit...

Pues entonces, ¿objetivo logrado o qué? por lo de "didáctica", vaya.

Unas valoraciones bastante coherentes.
¿Qué novela histórica de ambientación grecorromana has leído que recomendarías?