dimarts, 17 d’abril de 2012

HELENA, HELENA, AMOR MÍO.


Episodio de la manzana de la discordia en forma de representación teatral, mito que aparece al principio del libro.


Boda de Peleo y Tetis, todos los dioses disfrutan del enlace cómodamente.

ERIS (creyendo no ser vista por ninguna de los presentes): ¿qué  haréis ahora? ¿Creíais que esto iba a quedar así?  Incautos, disfrutad de la fiesta, y que empiece la diversión.

(Lanza al vacío una reluciente manzana que es vista por Zeus)

ZEUS (extrañado y confuso): Dioses y diosas del Olimpo ¿pertenece a alguien ésta manzana?

APOLO: Padre, hay una inscripción, ahí detrás, posiblemente allí este la solución al misterio.

ZEUS: Sabias palabras, según lo que aquí reza, la manzana  pertenece ¨a la más bella¨
(Un gran suspiro se extiende a lo largo de la sala y Afrodita, Hera y Atenea se levantan bruscamente de repente)

HERA: Esposo y amado, te ruego que me entregues la manzana, pues nadie duda en que la más hermosa, soy sin duda yo.

AFRODITA: No nos hagas reír, y no entretengamos más la fiesta, escrito está que la manzana me pertenece.

ATENEA: Padre, tú sabes que la más bella criatura existente el mundo, soy yo, tu amada y sabia hija.

ZEUS (confundido y sumamente alterado) ¡Basta! No  me corresponde a mí decidir tal cosa, pues os amo a las tres por igual y admiro vuestra belleza, sé que no sería una elección justa.

AFRODITA: Entonces, dios de dioses, elije a alguien para que actúe en tu lugar, y no nos tengas así, ¡Escuchad aquí los presentes! No tengo ninguna duda, y  el miedo no habita en mí, fui creada para ser bella y sé que elija quien elija, me elijará a mí.

PELEO: Deja la modestia para otra ocasión Afrodita, y que sea Zeus quien resuelva este entuerto.

ZEUS: Será Paris quien, sin ninguna duda otorgará la manzana a aquella que lo merezca.

HERA (contrariada): ¿Acaso hablas en serio marido? ¿Debe ser un simple príncipe troyano quien juzgue a tres divinidades del Olimpo?

ZEUS: Así lo dije así se hará. Paris príncipe troyano será quien otorgue el titulo a la más bella.

ATENEA: Padre tal cual fueron nombradas tus palabras se hará, sea quien sea quien elija a la más bella no me cabe ninguna duda que seré yo la que posea dicho honor, puesto que como podéis comprobar no existe mujer más bella en este mundo que yo.

AFRODITA: Querida Atenea , puede que seas una de las mujeres más hermosas que habiten este mundo, pero déjame recordarte un nombre, que sin duda recordarás como el nombre de la mujer más bella, ese nombre sin ningún lugar a dudas es Afrodita.

HERA ( no puede contener su risa) : No me hagas reír Afrodita, sabéis todos los presentes de esta boda que la más bella no es otra que yo, solo hace falta que miréis bien y lo comprobareis.

ZEUS: ( acercándose a uno de sus sirvientes malhumorado pronunció) : Quiero que traigáis a Paris y que sepa que deberá escoger a una de las tres como la más bella.

AFRODITA: Aquí esperaremos sin rechistar mi Dios.

HERA: Nada más llegar solo pronunciará en voz alta, con voz fuerte y sonora “ Hera”.

ATENEA: Esperaré sin pronunciar palabra alguna.

( Llega Paris, las tres diosas se presentan delante de él y Zeus le explica brevemente su misión).

ZEUS: Paris, te he hecho llamar ya que quiero que decidas quien de estas tres diosas es la más bella.

PARIS: No puedo elegir entre tanta belleza mi Dios.

ZEUS: Entonces deberéis mostrarle un presente a Paris, de este modo él elegirá uno de los tres y de la mano que haya sido entregado será el titulo de la más bella.

( Sin mediar palabra las tres diosas corrieron a pensar sus presente, y cuando el sol se puso en lo alto volvieron a presentarse ante Zeus y Paris).

ZEUS: Mostrarle a Paris sus presentes.

HERA ( con una sonrisa maliciosa en el rostro ): Yo te otorgo el poder de gobierno sobre toda Asia además de ser el hombre más rico.

PARIS: Tu oferta es tentadora Hera, tener bajo mi poder toda Asia y además poder ser el hombre más rico son dos cosas que deseo con toda mi alma, pero no estoy convencido.

ATENEA: Yo, te otorgo todos los triunfos en tus combates, ya que de este modo, también podrías acabar bajo tu mando con toda Asia y con numerosos tesoros que te convirtieran en el hombre más rico.

PARIS: Tu oferta es aún mejor que la de Hera, con los triunfos en los combates podría tener las cosas que Hera me quiere otorgar, pero aún así no es esto lo que más deseo.

AFRODITA: Yo no le ofreceré ni triunfos, ni riquezas le otorgaré el mejor tesoro que podría poseer un  príncipe como tú, el amor de Helena , la humana más bella que habita este nuestro mundo.

PARIS : Esto es el placer que más deseo, el placer de amar, sin ninguna duda eres tú Afrodita la diosa más bella, te elijo a ti. La manzana debe de ser tuya, ya que me has otorgado  el tesoro que siempre quise tener, el amor de una  mujer.

Hera y Atenea marcharon muy disgustadas y Afrodita quedó nombrada como la más bella. Sin darse cuenta que con el nuevo presente de Paris empezaba una de las peores guerras, La Guerra de Troya.





Santi, somos Joana y Andrea y como tenemos problemas con gmail para subir el trabajo le hemos pedido a Cristina el suyo. 

1 comentari:

santi ha dit...

De acuerdo.
Este diálogo estaría bien que nos lo representárais.
Por cierto, a la vuelta de Sant Jordi y tras los exámenes, tengo que hablar seriamente con vosotras.
Felices fiestas.